Lecciones de las grandes empresas I

Un cuervo estaba sentado en un árbol, sin hacer nada en
todo el día.

Un conejito lo vio y le preguntó, “¿Puedo sentarme contigo
sin hacer nada todo el día?”

El cuervo respondió: “Claro, ¿Porqué no?.”

Así que el conejito se sentó en el suelo, bajo el árbol,
y descansó.

De repente, apareció un zorro que saltó sobre el conejo…
y se lo comió.

MORALEJA:
Para pasarte el día sentado, sin hacer absolutamente nada,
debes estar sentado … muy, muy arriba.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s